Lambuzo un restaurante familiar

Lambuzo Adj. Dícese de la persona que gusta de probar todo lo que le pongan por delante…esté en su plato o en el del acompañante.

¡Ven a conocernos!

Algunas de nuestras tapas, para ir abriendo boca: croquetas de gambas al ajillo, ensaladilla de atún de Barbate, calamares en salsa “solear”, salmorejo…

¿Por qué abacería?

Antiguamente una abacería era un pequeño colmado, donde se vendía al por menor aceites, legumbres secas y pequeñas conservas. Con el tiempo se fue convirtiendo en un establecimiento donde además de poder comprar esos productos, podías degustarlos allí mismo.

Cuando a María José se le ocurrió que este proyecto se llamase Lambuzo estaba todavía gestándose, pero lo vimos claro inmediatamente. ¿Qué otra palabra podía aunar mejor lo que pretendemos transmitir? Lambuzo es un lugar con alma gaditana donde el visitante no podrá evitar probarlo todo y salir efectivamente con más curvitas que cuando entró.

Esta abacería y bar de tapas nació a principios de 2013 de la mano de la familia Moreno García. Procedentes de Villamartín, en la sierra de Cádiz, los seis miembros que la componemos decidimos unir nuestras ganas y saber hacer para dar forma a un proyecto que, como su nombre, se ha ido materializando de forma natural.

Una sólida base en el mundo de la hostelería avalan este nuevo local: 40 años de experiencia lleva Pepe Moreno, director de todo esto, en contacto con este mundo. Los inicios fueron junto a su padre Luis Moreno en la confitería Moreno Luis de Villamartín, fundada en 1890 por su abuelo. Aquí aprendió el oficio y comenzó su andadura profesional a caballo entre Cádiz y Sevilla, perfeccionando y aprendiendo de cada una de las aventuras que ha emprendido. En esta que empieza ahora lo acompañamos su mujer y sus cuatro hijos. Entre todos intentamos construir un espacio que quiere aunar tradición, calidad y autenticidad.

Queríamos traer un trocito de Andalucía a Madrid, más concretamente Cádiz y poco a poco lo estamos haciendo: Tapas gaditanas de toda la vida conviven con alguna que otra innovación en la cocina. Materia prima mayoritariamente andaluza, sobre todo de Cádiz y una selección de buenos vinos, entre los que encontramos varios andaluces. Y precios muy competitivos, ese es el espíritu del tapeo, no? Si todo esto se acompaña con la profesionalidad y el don de gentes de sus directores, tenemos el lugar que imaginábamos cuando emprendimos esta aventura.

En Lambuzo hemos querido recuperar esta tradición, para no solo ofrecer auténtica y casera cocina gaditana, sino también apoyar a los productos de nuestra tierra. Por ello en nuestra abacería podrás encontrar saquitos de garbanzos de Chiclana, quesos de Villamartín o aceites de Olvera, entre otros.